El símbolo OM

Fonéticamente, el OM está compuesto por 3 letras, llamadas matras en sánscrito, esto es matrices, pues se dice de ellas que son el fundamento de las 54 letras del idioma de los devas. Las 3 son vocales, A, U y M, siendo 16 vocales en total. Sin embargo, curiosamente, el símbolo OM no está escrito en letras, sino en números, en el devanāgarī:

 

 

 

Visto así, se trata de un emblema presentado como una fórmula matemática, cuya base es el número 3, seguido de un superíndice, el 7 y un subíndice, el 9. Los árabes trajeron las cifras hindúes a España con sus conquistas, modificando los caracteres a su gusto, pero conservaron el 3 en su origen. El 7 sánscrito es una medialuna con un punto encima o Bindu. El 9 también conserva su forma original, solo que en el pranava OM se lo escribe acostado, sin que esto tenga connotación alguna, salvo un aspecto estético. En el renglón siguiente, podemos ver los dígitos del sánscrito:

Si traducimos el símbolo a los dígitos usados en occidente, podríamos escribir el OM así:

3

7

9

 

Es importante retener esta forma representativa del pranava, pues trabajaremos con esta forma en nuestro estudio. Es digno de destacar que los indios del norte, que hablan hindi, idioma escrito aún hoy con el alfabeto devanāgarī, ven al pranava escrito como una fórmula matemática, tal cual la he representado arriba.

 

Aquí destaco un aspecto de la pronunciación del omkar u omkara. Se pronuncia OM y no AUM, debido a una regla de pronunciación del sánscrito que dice que la vocal “a” seguida de la “u” debe pronunciarse como una “o” alargada. Esta regla gramatical ha sido conservada por el idioma francés. Así la a tiene valor 3, la u 7 y la m, 9.

 

Se le llama al OM “praṇava”, por ser considerado como el origen de prana, la fuerza vital que impregna el universo de los seres vivos. Se lo llama también śabda, sonido. Omkara u omkar alude a su repetición. Es consderado el mantra por excelencia, y se alude a él como bija, semilla, por ser considerado el padre de todos los mantras. De hecho, todos los mantras suelen comenzar con OM…

 

Esta consideración de que un sonido es el origen de la manifestación del cosmos ha sido heredada por otras culturas, o si prefiere compartida. En el occidente cristiano, quien concuerda plenamente con este creencia es Juan el evangelista, quien comienza su texto diciendo: “en el principio era el verbo, y el  verbo era con Dios y el verbo era Dios”.(Evangelio de Juan 1,1).

 

En números, el 1 representa a Brahman , el Sí Mismo Real, sin forma, nombre ni atributos, más allá del entendimiento humano, siendo sin embargo intuido por la mente humana como Único. El vedānta      enfatiza que es Uno, sin segundo. No hay otro posible. Brahman, Dios impersonal, es el origen de toda la manifestación del Cosmos. Es inmanente al universo conocido, y as u vez lo trasciende. El universo, llamado jagat o brahmanda por los indios, emana de Brahman  sin que éste se modifique, permaneciendo como testigo eterno. Es el Ser, recreado en sus atributos en la cultura griega  por Parménides. El universo se manifiesta por un juego divino el lila, siendo temporario, por ese motivo catalogado filosóficamente como irreal, ilusorio, condición llamada māyā.

 

Por eso al cosmos se lo representa por el número 10. Este número representa un conjunto completo. Contiene todos los dígitos, toda la fenomenología de la naturaleza. Es de notar que el 0 carece de valor. Solo lo adquiere cuando un dígito le precede. En el cosmos el valor se lo da el 1. 1 es Dios , Brahman , el cero es la materia inmanifestada.

 

En numerología sagrada, el 2 tiene existencia porque el 1 se separa de sí mismo, como en el juego de un espejo. Los hindúes dicen que Dios se separó de si mismo para poder amarse. Todo el juego de la creación es amor, es por amor, es para amar.

 

El 3 es el fruto de ese amor. El 3 es trascendente y asegura que el juego amoroso continúa. Es la manifestación del amor expresado en la expansión, la multiplicidad primaria. El 3 representa la generación. En el plano humano, la multiplicación de los géneros , 2, engendra al 3. por eso el 3 es la base de la creación del mundo conocido como visible, material.

 

El 7 es el número que sistematiza las categorías de los objetos de la naturaleza y el 9, que es el producto de 3 multiplicado por si mismo, representa toda la diversidad posible.

 

Los antiguos hindúes, quizás herederos de civilizaciones perdidas en la noche de los tiempos, optaron y conservaron estos principios hasta hoy. Lo pusieron en ese emblema fascinante para que perdure y el buscador que medita sobre él se regocija encontrando las nobles verdades que rigen la naturaleza humana, remedo o semejanza de la condición divina.

 

Intentaremos pues conocer su significado. Se ha dicho que el OM representa grandes verdades acerca del hombre, de su creación, de su fisiología y del universo, del cual es un remedo. Macrocosmos y microcosmos.

 

Cuando se medita en el OM visualizado como una fórmula algebraica, aparecen imágenes de números representativos de leyes universales esenciales para la sabiduría perenne, la verdad etrna, el sanātana dharma, el fundamento de la espiritualidad y basamento de todas las religiones que han perdurado. El OM, cuando se medita en en él como un yantra, se revela como un libro abierto de cuyas hojas mana una deleitante néctar de la sabicudría que nos lleva a la inmortalidad, que nos regocija en la amorosa comunión entre los humanos, en la fe del más allá, en el anhelo de la bienanventuranza, en el sorprendente descubrimiento de la unidad dentro de la diversidad, en la contemplación de nuestra proipia alma ientificada con elSEr Universal, eterno, omnisciente, omnipermeante, la fuente eterna e imperecedera de la energía universal que llamamos simplemente amor.

 

Analicemos pues las cifras sagradas de la creación.

Lo primero que vemos es 3,7 y 9. estas cifras unidas forman 379. los antiguos indios observaron que el sol y la luna giraban y al cabo de 1040 revoluciones volvían a coincidir en un punto exacto del firmamento. Tomado el circulo de revoluciones y dividido en 360º, este punto de reencuentro solilunar se hallaba a los 379º con resepcto al primer grado de Aries,punto de referencia para esats mediciones. Esto ocurre cada 18 años. La razón por la cual la circunferencia está dividida en 360º responde también a este esquema:

 

3 + 7 + 9 = 19; siendo 379 – 19 = 360.

 

Dado que 360 es un número divisible por 2, 3, 6, 10, etc, es muy fácil de manejar en cifras siderales, por lo que fue adaptado por la astronomía y astrología desde muy antiguo. Se lo prefiere a 365, el numero de días del año solar por este motivo.

 

Las cifras también se combinan de a dos, formando diversas combinaciones:

37 y 9. Sumados, tenemos 37 + 9 = 46. Este es el número de cromosomas de la especie humana, exclusiva para ella, el OM encierra todos los misterios de la generación humana a partir de esta combinación. Hoy diríamos que el OM es el emblema de la ingeniería genética humana.

 

Si observamos ahora las combinaciones de 39 y 7, podemos escribir:

39 x 7 = 273, donde 39 es el número promedio  de semanas de 7 dias  que dura la gestación humana. El OM encierra el misterio de la embriología humana.

 

37º centígrados es la temperatura constante del cuerpo humano.

 

En ayurveda, el hombre es una entidad compuesta por 3 cuerpos: denso, sutil y causal, que se interpenetran entre sí. Se estructuran en unidades funcionales llamados dhatus, cuyo número es 7. Este cuerpo interactúa con el medio a través de 9 orificios (ojos, oídos, boca, fosas nasales, ano y genitales.

 

Tomados 37 x 9 = 333. Esta cifra 333, merece diversas lecturas. El cosmos se manifiesta en tiempo, espacio y funciones o atributos. Espacio, tiempo y guṇa –s .cada categoría tiene a su vez  3 aspectos. Pasado, presente y futuro para el tiempo. Largo, ancho y alto para el espacio. satva, rajas y tamas son los 3 guṇa –s (atributos de la naturaleza: equilibrio,acción e inercia).

 

En términos geométicos, el 3 representa un triangulo.
pirámide OM
pirámide OM